Entrada destacada

STREET MOUNTAIN, LA PEDRIZA part. 1 by David Lopez CAMPE

martes, 4 de agosto de 2009

LOS PROBLEMAS DE VALDEGOVIA LLEGAN A SU FIN A ESCALAR AMUERTE EN LA ESCUELA





“La cuestión no es que escales tú hoy, sino que dentro de 20 años puedan hacerlo tus hijos”, explican desde la Escuela Alavesa. Bajo esa responsabilidad, sus técnicos han comenzado un trabajo pionero sobre sus zonas de escalada.



Las prohibiciones acechan a los escaladores. En ocasiones, la burocracia injusta actúa sobre escuelas indefensas, en algunas los equipadores no han tenido en cuenta las normativas de la zona y en otras, directamente, no se sabe qué puede pasar en el futuro. Desconocimiento, indefensión y mala gestión forman un combinado mortal que casi siempre acaba desembocando en el cierre definitivo y la prohibición total.

En una escuela importante de la provincia de Álava los escaladores, apoyados por sus instituciones y de forma individual, han luchado durante años para evitar lo anterior. Y ahora que están a punto de conseguirlo, la experiencia acumulada después de todo el trabajo va a servir, además de para lograr una regulación justa y razonable de la escalada en el lugar en cuestión, para comenzar una nueva iniciativa: la Federación Alavesa de Montaña, a través de su Escuela, ha encargado a la Diputación Foral un “diagnóstico” de sus zonas de escalada.


El trabajo consiste básicamente en lo siguiente:
- La Escuela entrega a la Diputación un censo de sus zonas con un informe de cada una (años, número de vías, potencial, afluencia de escaladores por temporada...) añadiendo las paredes susceptibles de albergar vías en un futuro.
- Con esos datos, los técnicos de Medio Ambiente de la Administración (en este caso una empresa contratada) ponen en marcha un estudio de todas y cada una de las escuelas y paredes con posibilidades, para determinar el impacto de la escalada sobre aves rupícolas, endemismos, plantas...
- Una vez obtenidos los resultados, y siempre que se considere necesario, el gabinete de biólogos establecerá las regulaciones pertinentes en el espacio (vías, sectores o escuelas) y en el tiempo (periodos de nidificación, estaciones...).




“Tenemos claro que la práctica deportiva y la conservación pueden y deben ser compatibles”, argumenta uno de los técnicos la Escuela Alavesa implicado en el proyecto. “La iniciativa sale de los escaladores y eso es importante para ordenar y regular sin llegar a las prohibiciones. Todavía no hay nada definitivo y aún se está trabajando con borradores, pero prevemos que primero habrá una regulación espacio-temporal y, algo después, se establezcan mecanismos para que cuando alguien quiera abrir algo (vías, senderos de acceso...) se presente una especie de pequeño proyecto para que Medio Ambiente dé el visto bueno”.


Aún queda esperar varios meses, unos diez quizá, para ver publicado el estudio definitivo, sus conclusiones y la repercusión en el mundo de la escalada, y quién sabe si acabará imponiéndose como el modelo a seguir por otras federaciones o colectivos de escaladores. “La cuestión no es que escales tú hoy, sino que dentro de 20 años puedan hacerlo tus hijos. Si lo hacemos bien esto será posible, si no nos cargaremos la escalada. Es nuestra responsabilidad y creemos que ésta es la línea de trabajo correcta”, concluye el representante de la Escuela Alavesa.

No hay comentarios: